jueves, 18 de mayo de 2017

Como dijo Bowie "Changes" : cambios, cambios, cambios

¡¡Hola a tod@s!

Ya se que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí algo aquí pero ha habido circunstancias que me han mantenido apartada del blog. O más bien de este blog, ya que sí he estado leyendo muchos otros. 

Como ya os he comentado en anteriores entradas suelo tener una lucha continua con mi equipo informático, es decir, mi ordenador funciona cuando quiere, así que se lo tenia que quitar a mi chico, y cuando este también empezó a fallar me quedé sin muchas opciones de publicar. Para ser totalmente honesta, incluso asi podria haber escrito algo ocasionalmente, pero lo que realmente me fallaba era yo misma. Si, suena raro, pero para mi ponerme a escribir siempre ha sido una manera de abrirme, de explayarme, de contar cosas que están en mi cabeza y dejarlas ir... un desahogo en muchos sentidos. Y no podía hacerlo.

Por desgracia, desde el verano pasado hubo muchos cambios en mi vida, casi ninguno bueno, y no los llevé bien. Afectaron a mi salud física y sobre todo a mi estado anímico. Todo el terreno que había ganado durante bastante tiempo (llevaba años tratándome de depresión y estrés) lo perdí más rápidamente de lo que pude darme cuenta. Es fácil verlo cuando afecta a otros, pero no cuando somos nosotros mismos los que vamos cayendo. Otra vez me aislé del exterior, dejé de salir, de tener contacto con prácticamente todo el mundo, por mas que mi chico lo intentara no había forma de sacarme a la calle salvo para lo estrictamente necesario: medico y trámites legales básicamente. Como os conté soy distribuidora de Avon, Oriflame y Cristian Lay, y para que os hagáis una idea de como estaba os diré que hacía los pedidos por telefono o whatsapp y mi chico los entregaba (es un tesoro, lo se). Se puede decir que casi todo mi contacto con el exterior era a través de las redes sociales, cuando tenía un rato leía blogs, miraba Facebook, Youtube, Instagram, y nada mas

Creía que lo tenía controlado: había perdido un trabajo "normal", pues me busqué uno desde casa, con turnos dobles para conseguir al menos el dinero imprescindible para ir pagando. Como este trabajo me tenía todo el tiempo sentada (pegada a un telefono), mi salud también sufrió las consecuencias: gane peso hasta sobrepasar el mio en casi 30 kilos en apenas unos meses, la retención de líquido y la mala circulación lógicamente venían de la mano. No me encontraba bien, no me veía bien, y no reaccionaba. Asi entré un un circulo vicioso: mas medicacion para la depresión y el estrés, con tantas pastillas no estaba para salir, cuanto menos salía peor me encontraba físicamente con lo que mi ánimo empeoraba más, y vuelta a empezar. 

Cuando se me empezó a caer el pelo a mechones nos pusimos en lo peor, pero tras todas las pruebas habidas y por haber se descartó lo que habíamos temido. En vez de atacar el problema tomé la vía rápida y me rapé. Sí, pase de una melena que ya volvía a tener por la cintura a  Mr. Proper, mas o menos ( como veis en la foto esto es literal).

 Y seguí en la misma dinámica, sin darme cuenta que de lo malo se puede sacar algo bueno, que esos avisos nos valen para solucionar problemas a tiempo, en resumen, que  los cambios, por muy difíciles que sean  pueden aprovecharse para lograr algo bueno.  Por ejemplo, yo doné el pelo que me corté a "Mechones Solidarios", y respecto a esto os recomiendo el video de Lourdes Sosa, lo tenéis en su canal, podéis verlo aquí: "Mechones solidarios! Me corté el pelo por una buena causa... ¿quien se anima?"

Una mañana me quedé mirando a la persona que había en el espejo y no la reconocí. Literalmente era como ver a una extraña, alguien que además no tenía nada que ver conmigo y la imagen mental que seguía teniendo de mi misma. Y me puse a llorar. No lo hice durante todo este periplo, no me lo permití a mí misma, pero en ese momento solo podía llorar al darme cuenta de todo lo que había cambiado.Y de que el fisico solo era otro síntoma más del problema que tenía y que no había querido reconocer. 

Todavía no se por qué reaccioné en ese momento, pero lo único importante es que lo hice. Y empecé a hacer cambios por mi misma esta vez. Hablé con la empresa y reduje un poco mi horario a algo mas razonable (aunque reconozco que todavía es demasiado, pero los de la hipoteca no entienden de estas cosas ¿verdad?), me reactivé en la búsqueda de empleo para remediar esto tan pronto como pueda. Empecé a salir a la calle, solo media hora diaria, pero sin excusas por mucho que me costara, el dia de descanso del trabajo volví a salir con mi chico (aunque solo fuera al parque de enfrente a dar un paseo), y a reducir la medicación (bajo control médico y muy poco a poco por supuesto)... También escribo otra vez, y pretendo seguir haciéndolo (sin prisas, claro).

Cambios, poco a poco, sin prisas pero sin pausas. Todavía me queda mucho camino por recorrer para ser yo misma, y se que no seré la misma de antes porque todo esto me ha cambiado, pero seré yo, diferente, cambiada pero yo... Y es todo lo que quiero ser. 

Ojala que esto que he contado le valga a alguien, da igual cuando, para ayudarle a que aproveche los cambios que llegan inevitablemente a nuestras vidas.

Voy a terminar despues del tocho que os he soltado como lo hacía antes, una de las cosas que no han cambiado y que espero que no lo hagan , así que ...  😉


"Y ya de paso os recuerdo que si queréis adquirir productos de AvonOriflame o Cristian Lay en Málaga capital, o informaros para ser distribuidoras de alguna de estas firmas en cualquier lugar, podéis contactar conmigo aquí o en cualquiera de mis redes sociales (en el lateral derecho están  todas)  y os atenderé encantada sin ningún compromiso.

En la pestaña "Ganar dinero en Internet" tenéis enlaces para ahorrar y ganar un dinero extra en la web, ¡¡super recomendado!! "



¡Hasta el próximo!


3 comentarios: